Pagina-afbeeldingen
PDF
ePub

por estar ya corrientes, deban pasar al almacén destinado para la custodia y expedición de los mismos, así como otra relación de los efectos correspondientes á labores especiales, en vista de cuyos documentos, el jefe de la fábrica dispondrá lo que considere conveniente al mejor servicio, dando las órdenes necesarias para su cumplimiento.

Art. 56. Todas las órdenes que se refieran á la admisión, entrega y movimiento de efectos entre los almacenes y los departamentos de Fabricación y Grabado deberán ser previamente fiscalizadas por el interventor ó por el funcionario en quien éste delegue, bajo su responsabilidad, sin cuyo requisito incurrirán en la que les corresponda los jefes y empleados que las cumplan.

Art. 57. El guardaalinacén del papel blanco entregará al ingeniero del Timbre el papel y cartulina que se necesite para las labores del día, mediante mandamiento de data, que expedirá por duplicado el jefe de la fábrica, é intervendrá el interventor. En él firmará el «recibí» el expresado ingeniero, y el sentado en Contabilidad el tesorerocontador. Uno de los dos mandamientos quedará en poder del guardaalmacén, para su descargo, y el otro pasará á Tesorería-Contaduría, para justificación de la cuenta de fabricación del Timbre.

El taller de numerar se hará cargo del papel blanco que reciba del departamento, y, numerado que sea, lo pasará á la imprenta ó al taller de timbrar, según corresponda, haciendo, en uno y otro caso, los asientos consiguientes en un registro auxiliar.

Al entregar el papel numerado se procederá á un detenido reconocimiento del mismo, que se hará por los contadores del taller, quienes serán responsables de los defectos de numeración, si luego resultaren. Los pliegos cuya numeración esté borrada ó defectuosa se separarán y taladrarán, formándose de ellos una relación por duplicado, que autorizará el ingeniero-jefe,

Una de estas relaciones se entregará, con los pliegos taladrados, al almacén del blanco y la otra se pasará al jefe de la fábrica, á fin de que, si considera que no hay responsabilidad que exigir, autorice al departamento para que se date el papel inutilizado, disponiendo, à la vez, que, por Contabilidad, se formalice el correspondiente cargo en la cuenta de «Papel inutilizado en labores».

Para reponer los pliegos inutilizados en el numerador de manera que no se interrumpa el orden correlativo, el ingeniero-jefe autorizará diariamente, en órdenes que se expedirán bajo su responsabilidad, la reposición de los números que hayan de estamparse de segunda ó más veces.

Art. 58. El taller del numerado pasará, á los que corresponda, el papel blanco ya numerado, para su estampación, observándose iguales formalidades respecto á los pliegos que se inutilicen, siempre que se trate de labores correspondientes exclusivamente á las clases de papel sellado. Cuando se trate de papel de pagos, documentos de giro, pólizas, sellos ú otros efectos especiales, los pliegos inútiles ó defectuosos se inutilizarán

en la forma y con las formalidades que se disponen en este Reglamento, y se entregarán al almacén de papel blanco, para que los conserve en depósito.

La reposición de los pliegos ya numerados que se inutilicen en los talleres, se hará mediante orden del director, en vista de pedido autorizado que le presentará el ingenierojefe y con la toma de razón de Contabilidad. Art. 59. La estampación del Timbre se hará en los talleres destinados á estas operaciones.

Los revisores de labores cuidarán con todo esmero de inspeccionar los pliegos que cada operario entregue, tomando nota de los que no resulten admisibles para los efectos que correspondan, y consultando con el ingeniero del Timbre cualquiera duda ú observación que se les ofrezca

El cargo de papel que se reciba en estos talleres y la entrega y reposición de los pliegos que se inutilicen, se hará observando las formalidades establecidas por los artículos anteriores.

La entrega de los efectos timbrados que queden corrientes para su venta se hará diariamente al respectivo almacén, de conformidad con lo dispuesto en este Reglamento, haciendo el taller los correspondientes de data en el registro auxiliar, y formalizándose al mismo tiempo, por Contabilidad, el correspondiente cargo al almacén en la cuenta de efectos timbrados.

Art. 60. Los pliegos inutilizados en las labores, que no deban estimarse aprovechables, se destruirán el último día laborable de cada mes, á presencia del jefe de la fábrica, del ingeniero del Timbre, del interventor y del guardaalmacén del papel blanco, levantándose la correspondiente acta por duplicado, uno de cuyos ejemplares se acompañará á la cuenta de fabricación del Timbre.

Asistirá también á estos actos un funcionario de la Tesorería-Contaduría, provisto de la relación correspondiente en que conste la clase y número de pliegos ó documentos y el taller del que proceda la inutilización.

Los concurrentes podrán exigir que se abran y comprueben uno ó más paquetes de los que se presenten precintados y, si fuese preciso, que se inspeccionen y recuenten todos antes de proceder á su inutilización. Una vez verificada ésta, sin haber surgido diferencia ni dificultad alguna, se dará por válido el acto y producirá todos los efectos necesarios de descargo de responsabilidad, debiendo, en su consecuencia, autorizar el jefe de la fábrica la orden oportuna para la expedición del documento de data al almacén de papel blanco.

Art. 61. Se reputarán labores en curso de fabricación todas las operaciones que sean necesario practicar dentro de los talleres, desde el recibo de papel blanco ó cartulina hasta la entrega de los efectos timbrados al respectivo almacén.

Los efectos que se hallen en curso de fabricación sólo permanecerán dentro de los talleres el tiempo absolutamente indispensable para ejecutar en cada uno la operación que corresponda y la labor del día, quedando,

al terminar ésta, depositados en un almacén que habrá al efecto, cuyas puertas estarán aseguradas con dos llaves, que conservarán, respectivamente, el ingeniero del Timbre y el interventor.

Para el movimiento interior de los efectos en curso de fabricación, se adoptarán los documentos especiales que para cada caso acuerde la Junta de jefes.

Remesas de efectos timbrados

Art. 62. Las remesas de efectos timbrados que deben hacerse por conducto de los contratistas de conducciones con arreglo á los contratos respectivos, se entregarán en los almacenes de la Fábrica á los representantes ó conductores autorizados por los mismos contratistas, bajo recibos detallados y previa la expedición de las guías que autoricen las salidas de las remesas. Cuando las remesas hayan de hacerse utilizando el servicio de Correos, la Fábrica expedirá las guías y se remitirán por el mismo correo, en pliegos separados, á la oficina de su destino.

La entrega de los paquetes en la Administración ó Estafeta de Correos se hará bajo recibo que exprese el número del paquete ó paquetes, sus dimensiones, marcas y pesos, y el punto de su destino. Este recibo se enviará también, si fuese necesario, á la oficina respectiva para que pueda reclamar la entrega de los paquetes en la de Correos.

Además de la guía de cada remesa, todo paquete, á su salida del almacén, llevará en la cubierta interior, en forma de precinto, una relación de los efectos que contiene con la firma del operario que los contó.

Cuando el número de bultos no resulte de conformidad con los que acusen las guías, la oficina receptora levantará acta con las formalidades reglamentarias, dando inmediata cuenta á la Fábrica, la cual en este caso dará orden para que se hagan las comprobaciones con los asientos de los libros de Contabilidad, y con los del almacén, y por el primer correo comunicará el resultado á la oficina receptora para que proceda inmediatamente al recuento de los efectos con las formalidades reglamentarias.

En ningún caso la Fábrica responderá del contenido de los paquetes ó resmas después de rotos los precintos, á cuyo efecto se prepararán en forma para que puedan ser recontados los efectos, respetando los referidos precintos.

Canje y sobrante

Art. 63. La Fábrica recibirá los efectos y documentos timbrados procedentes de canje por inutilización y sobrante, y, de conformidad con las disposiciones que rijan, procederá á su examen, consignando en las actas, que por triplicado se presentarán con los efectos, el resultado del recuento, entregando un ejemplar al presentador de los efectos, otro será remitido à la Dirección del Ramo y el tercero quedará en la Fábrica como antecedente.

Antes de proceder al recuento y examen

de los efectos, deberán ser reconocidos por el grabador de la Fábrica que se designe.

Los efectos que con arreglo á las disposiciones vigentes no deban ser admitidos como canje, serán devueltos á su procedencia,

Los efectos que hayan sido admitidos como canje ó sobrante, se taladrarán, entregándose con acta y peso al guardaalmacén de papel blanco, y, en su día, se destruirán en la forma y con las formalidades establecidas en este Reglamento.

Art. 64. Los efectos que se remesen por medio del contratista de conducciones, ingresarán provisionalmente en la Fábrica en el almacén de depósito por el número de bultos, sus dimensiones, procedencia y peso, comprobándose estos requisitos con la guía de su referencia, y haciendo el asiento correspondiente en su libro del almacén y en Contabilidad.

Del resultado de este recibo provisional se dará aviso por el correo más próximo á la oficina de origen.

Los efectos que se conduzcan por el correo se recibirán por la Fábrica, de la Administración de Correos, presentándose en ella al efecto un oficial del Establecimiento con recibo ó recibos correspondientes, en el cual, previa conformidad, autorizará con su firma el cargo que se haga de los paquetes. Estos se conducirán, á su presencia, á la Fábrica y se recibirán provisionalmente en depósito, en la forma y con los requisitos que se determinan en el párrafo anterior.

Art. 65. El director de la Fábrica fijará lo antes posible el día y hora en que haya de procederse al recuento, y lo pondrá en conocimiento del interventor, delegado del Tribunal Supremo de Hacienda, para que designe el funcionario que haya de concurrir en su representación.

La operación del recuento no deberá demorarse más allá del plazo de treinta días á contar del en que tenga efecto el recibo provisional, debiendo observarse un orden riguroso con arreglo á la fecha de dicho ingreso provisional.

Art. 66. Antes de principiar el recuento, los asistentes al acto harán constar, con la presentación de los respectivos documentos, la autorización en cuya virtud concurran, reseñándose este requisito en el encabezamiento del acta.

Cumplida esta formalidad, el interventor ó su delegado, teniendo á la vista la guía de la remesa, reclamará uno por uno el número de paquetes ó bultos de su referencia, y comprobará sus marcas, número y demás requisitos con la designación hecha en la guía, consignando á continuación de ella la circunstancia de su conformidad ó las diferencias que se adviertan, y autorizando la nota con su firma.

Por el orden debido se procederá á la apertura de los paquetes ó bultos, extrayendo de cada uno de ellos la factura parcial que debe contener, la cual recibirá el interventor, entregándose los paquetes á operarios contadores, sin darles conocimiento del número de pliegos ó sellos que cada paquete deba

contener.

Verificado el recuento de cada uno, el contador acusará en voz alta la clase y número de pliegos ó sellos recontados y el interventor comprobará la partida acusada con la que expresa la factura. Si resultara conforme, pondrá al margen de la partida la expresión que así lo determine claramente, y si hubiese diferencia, tomarán nota separada de la cantidad acusada por el contador, haciendo segundo y hasta tercer recuento, si fuese necesario, para asegurarse del contenido exacto del paquete ó bulto.

Obtenida que sea esta seguridad, se anotará al margen de la factura respectiva el resultado comprobado del recuento, procediéndose sucesivamente por este orden con todos los demás paquetes.

Art. 67. Si la operación del recuento no pudiera terminarse en un día, durante las horas de salida ordinarias en que deba permanecer abierta la Fábrica, se suspenderá luego que se haya recontado el último paquete abierto.

Los recontados y los pendientes de recuento se amarrarán y guardarán con las seguridades convenientes, cerrándose y precintándose las puertas, cuyas llaves recogerán el director y el interventor.

Art. 68. Al día siguiente, no siendo festivo, se continuará la operación de recuento, después de reunidos, á la hora que se designe, los funcionarios que hayan de concurrir al acto.

Art. 69. Terminadas las operaciones del recuento de los efectos de una Provincia, se procederá á formar el correspondiente resumen, abriendo, al efecto, dos estados ó notas, que contengan: el primero, las cantidades consignadas por la Administración remitente en las facturas parciales de cada paquete, y el segundo, el resultado que haya ofrecido el recuento parcial de los mismos. Por estos estados se formará otro de comprobación, cuyo pormenor se hará constar en el acta, y á continuación se consignarán, además, por letra, las diferencias de más ó de menos que en cada clase de efectos hayan resultado.

El acta original la firmarán todos los asistentes al recuento, y de dicho documento se extenderán tres ejemplares certificados, en papel del sello de oficio, que se destinarán, uno, á la justificación de las cuentas, otro, para el conocimiento del Centro directivo del ramo, y otro, para la Administración remitente.

Art. 70. Cuando el recuento del sobrante de una Provincia no dé lugar á la instrucción del expediente en averiguación de faltas, el papel sellado utilizable para las labores se taladrará, inutilizándose el sello ó sellos que contenga, y se pasará al almacén respectivo, extendiéndose los documentos necesarios para hacer entrega, como taladrado, se quemarán á presencia del concepto.

Los sellos y demás efectos que no deban utilizarse como papel blanco taladrado, se quemarán, á presencia del director, del interventor, del ingeniero-jefe y del guardaalmacén, haciéndose constar en el acta haber tenido efecto esta operación, y extendiéndose los documentos necesarios para acreditar

el cargo de los mismos, como devueltos de Provincias por sobrantes, y la data por quemados, que se justificará con un ejemplar del acta, en que conste haber tenido efecto esta operación.

Art. 71.

Cuando resultasen diferencias en el recuento de los efectos, se taladrarán en el acto, á presencia de los asistentes, todos los pliegos de papel sellado utilizables para labores, y se inutilizarán los sellos y demás documentos, se empaquetarán y precintarán, se señalarán con la numeración y marcas que correspondan y se constituirán de nuevo en el almacén de depósito, hasta su resolución definitiva.

En el caso de que al verificarse el recuento de efectos se adviertan señales ó indicios de falsificación de pliegos ó documentos, se exigirá la revisión de los que se tengan como dudosos por los grabadores de la fábrica, y si se confirma no ser de procedencia legítima, el director dispondrá la instrucción del oportuno expediente de responsabilidad.

También podrá hacerse el reconocimiento previo, en cuantos casos se considere conveniente ó necesario.

Recuentos de efectos timbrados

Art. 72. A la terminación de cada año económico se verificará, con asistencia de la Junta de jefes de la Fábrica y del guardaalmacén respectivo, un recuento del papel sellado y demás efectos timbrados existentes. Este recuento se hará en las resmas ó paquetes precintados que no tengan señal alguna de haber sido abiertos por el contenido del paquete ó resma que exprese la carpeta que le sirve de cubierta y en los que hubiesen sido abiertos, recortando los pliegos, documentos ó sellos que contengan. Del resultado del recuento se extenderá acta, de la que se librarán los testimonios necesarios para el resguardo de la Fábrica y justificación de las cuentas. El papel sellado que deba inutilizarse como tal, se taladrará inutilizando el sello ó sellos que contenga, y se entregará al almacén del papel blanco, previas las órdenes oportunas, para la data en la cuenta de efectos timbrados y el cargo en la de «Papel taladrado».

Los documentos y sellos que no se utilicen como papel blanco taladrado, se inutilizarán después de recortados, y se empaquetarán y precintarán en debida forma, sí en el acto del recuento ó después de terminado se consignara alguna protesta ó reclamación por parte de los funcionarios asistentes, en cuyo caso se consignará esta circunstancia en el acta, y mantendrán en depósito, en el almacén de que procedan, los efectos recortados, hasta que recaiga resolución firme en el expediente administrativo que al efecto se instruirá.

Si no se formulara protesta ni siquiera reclamación de ninguna clase, los efectos recortados no utilizables como papel taladrado se destruirán seguidamente, á presencia de los funcionarios, levantándose acta de haberse verificado esta operación.

Los efectos timbrados destruídos se admitirán en data de la cuenta respectiva, en con

cepto de efectos inutilizados, justificándose la operación con un testimonio del acta de recuento.

Lo prevenido en este artículo, respecto á los efectos timbrados, para el caso de reclamación ó protesta, se entiende aplicable también al papel sellado que deba taladrarse, y de todos modos se taladrará, si bien suspendiendo en este caso la entrega al almacén de papel blanco y taladrado, y conservándose en paquetes precintados el que sea objeto de reclamaciones hasta la resolución del expediente que deba instruirse.

Art. 73. Cuando haya de cesar en su cargo cualquiera de los guardaalmacenes, deberá practicarse el recuento extraordinario de existencia, en la forma prevenida en la primera parte del artículo anterior, y á presencia del guardaalmacén entrante que le reemplace, levantándose acta por triplicado y haciéndose constar el resultado en los libros de contabilidad de la Fábrica y en los particulares de los Negociados respectivos.

Si la entrega diera lugar á protestas ó reclamaciones por parte de alguno ó algunos de los asistentes al acto, el director dispondrá desde luego lo que, según el caso, considere conveniente para que no se interrumpa el servicio del almacén y quede á salvo el derecho del reclamante, dando en el mismo día comienzo al expediente que proceda,

Timbre particular

Art. 74. De conformidad con las órdenes que reciba la Fábrica del Centro directivo á quien corresponda, y previo el ingreso de su importe, se comprobarán los documentos que hayan de timbrarse con la relación ó factura que los interesados deben presentar, y una vez conformes y dada la numeración que corresponda por el libro que llevará el Negociado, se entregarán los efectos al departamento de sellado, y, devueltos por éste al Negociado, se entregarán á los interesados, que firmarán el recibí de los mismos ó se remitirán á la Delegación de Hacienda respectiva si se trata de efectos enviados por aquélla.

El timbrado de títulos profesionales se verificará de conformidad con las órdenes que se reciban de los Centros ó departamentos á que corresponda.

Labores especiales

Art. 75: Son labores especiales aquellas ajenas á la fabricación de moneda oficial ó de efectos comprendidos en la ley del Timbre que, de acuerdo con lo establecido en el artículo 1.o de este Reglamento, pueda hacer la Fábrica para los servicios del Estado en los casos en que, por su naturaleza, deban reunir determinadas garantías para evitar su falsificación, ó que por otras circunstancias no se considere conveniente encargar á la industria particular.

También, y si la situación en que la Fábrica se halle respecto á los trabajos que constituyen su servicio principal lo consiente, podrá encargarse de labores especiales para particulares. Estos suministrarán los clichés y plan

chas necesarias para la labor, siéndoles devueltos una vez terminada la misma.

Art. 76. Cuando se trate de labores especiales para el servicio del Estado, que por su fabricación ordinaria por el establecimiento se incluyan sus créditos en el presupuesto de gastos con los de las labores propias de la Fábrica, el Centro que demande aquéllas formulará el oportuno pedido, y el director dispondrá su fabricación.

La Tesorería-Contaduría hará la cuenta de esta labor, por cuyo total importe solicitará el oportuno mandamiento de pago, con cargo al correspondiente concepto del presupuesto de gastos, en efectivo por la parte de adquisición de primeras materias (importe líquido) que haya de adquirir, y en formalización por la parte de reintegro á los créditos para los servicios oficiales de la Fábrica, por gastos de jornales, flúido, materiales suministrados, etcétera, etc., y el impuesto de pagos sobre las facturas de materiales adquiridos.

Art. 77. En los casos que se trate de labores especiales del Estado, cuyos créditos no administre la Fábrica, la dependencia respectiva dirigirá al director el correspondiente pedido. La Dirección, apreciando las circunstancias que concurran en la labor y el trabajo de la Fábrica, dará orden para que se haga la elaboración, ó, en caso contrario, expondrá los inconvenientes que á ello se opongan, á fin de que se resuelva en la vista, formando en su caso el presupuesto de su coste.

El Centro que demande la labor aprobará el importe del presupuesto, quedando con esto la Fábrica autorizada para pedir, cuando lo estime necesario, el correspondiente mandamiento de pago a justificar contra la Tesorería-Contaduría de la Fábrica y á favor del tesorero-contador de la misma, quien rendirá la cuenta de justificación del mismo.

Art. 78. Los particulares que soliciten labores especiales de la Fábrica, que ésta realizará sólo cuando lo estime conveniente y siempre que su ejecución no entorpezca las del Estado, deberán prestar su conformidad al coste de la labor que les fije la Dirección é ingresar previamente su importe en la Caja provisional del Establecimiento, en virtud del correspondiente mandamiento de ingreso expedido por el tesorero-contador de la Fábrica, con aplicación á «Operaciones del Tesoro. Acreedores. Depósito en metálico para atender á los gastos de tal labor», cuya carta.de pago se entregará al interesado, que deberá exhibir para la recogida de la labor.

Llegado el momento oportuno, el director expedirá un mandamiento de pago á favor del tesorero-contador, como devolución del depósito mencionado, para atender al pago de los gastos que origine la labor. El tesorerocontador justificará este mandamiento con la cuenta de fabricación, en la que será cargo el importe del presupuesto recibido como depósito, y data las partidas de adquisiciones, justificadas con las facturas y las cartas de pago del ingreso por el impuesto de pagos, las partidas de reintegro á los créditos de la Fábrica, justificadas con los documentos de los respectivos ingresos, y el recibo del interesado por el sobrante, si lo hubiere.

Art. 79. En las labores de acuñación de medallas por cuenta de los particulares deberán éstos presentar los troqueles y virolas suficientes y en estado de inmediato servicio, los que serán devueltos con la labor.

Art. 80. El Tesoro público podrá suministrar las cantidades de metales que se necesiten para la fabricación de medallas si los particulares lo deseasen, y la Dirección de la fábrica no tuviera en ello inconveniente.

De los metales que por este concepto salgan del Tesoro, se llevará cuenta especial, datándose en las correspondientes de Acuñación por el concepto de «Entregado á Fabricación para la acuñación de medallas de (tal asunto) y su importe deberá abonarse por los particulares previamente á su salida del Tesoro.

Si los particulares presentasen los metales, habrán de ser reconocidos por los ensayadores, para ver si reúnen las condiciones para la labor.

Art. 81. La Dirección de la fábrica está autorizada para incluir en los presupuestos de labores especiales una partida para gratificación del personal de la misma por los trabajos extraordinarios que signifiquen las fabricaciones mencionadas.

Dicha partida no podrá exceder de un 10 por 100 del importe total del presupuesto en labores del Estado, ó de un 15 por 100 en las de particulares.

El director distribuirá esta cantidad en la forma que estime más justa, con la conformidad del interventor.

Fabricación y custodia de los punzones, ma

trices y sus reproducciones

Art. 82. La operación del hincado para la reproducción de los punzones y matrices en troqueles, virolas ó clichés, la hará el jefe del Grabado ó grabador que designe, á presencia del director y del interventor, por medio del volante de hincar, del que serán claveros los tres jefes.

De esta operación se levantará acta, y por lo que de la misma resulte se harán los correspondientes asientos de entrada de los troqueles y clichés en el guardasellos.

Art. 83. Las matrices, punzones y sus reproducciones, así como las virolas, estarán colocadas con la debida separación en armarios ó cajas de tres llaves, las que se custodiarán en el local destinado á guardasellos. En este local, y en caja ó armario separado, se custodiarán también los pliegos en que conste las contraseñas puestas en las matrices y punzones.

Serán claveros del guardasellos y de los armarios y cajas, el director y el interventor, y lo serán, además, del guardasellos, el guardaalmacén de efectos timbrados, y de los armarios ó caja en que se custodien las matrices y punzones y los pliegos relativos á las contraseñas, el jefe del Grabado, que lo será también de las cajas destinadas á los troqueles y virolas y de las en que se conserven los clichés y demás piezas para la estampación de los timbres.

Cuando estas piezas sean necesarias para

las atenciones del servicio, se sacarán á presencia de los respectivos claveros, mediante la correspondiente orden del director, y el recibí que á continuación de la misma suscribirá el funcionario á quien se destine, el que quedará responsable de su conservación y empleo, haciéndose el correspondiente asiento de entrega en el libro-registro del guardasellos y en los de Tesorería-Contaduría. Cualquiera que sea el número de días que haya de durar la operación á que dichas piezas se destinan, serán devueltas al guardasellos al terminar los trabajos del día para volverlas á recibir al día siguiente; todo lo cual se verificará á presencia de los respectivos claveros, pero sin más formalidades que las de hacer las anotaciones correspondientes en la orden del director, ya mencionada, hasta que terminada la labor ó la operación para que se sacaron sean devueltas en definitiva, en cuyo caso la devolución se anotará en el Registro auxiliar del guardasellos y la orden que durante este tiempo se habrá conservado en el armario de los punzones y matrices se pasará á la Tesorería-Contaduría.

Art. 84. Las piezas de que trata el artículo anterior se inutilizarán en su día y caso, bajo la dirección del jefe del Grabado y á presencia del director y del interventor, levantándose la correspondiente acta con referencia á la cual se harán los asientos de data de dichas piezas en el Registro del guardasellos.

CAPÍTULO III

DE LA DIRECCIÓN

Art. 85. El director general de la Fábrica tendrá los deberes y atribuciones que expresamente quedan determinados, los genéricos que corresponden á los jefes superiores de Administración, directores generales de Hacienda y los siguientes:

1.o Ejercer la autoridad superior y vigilancia sobre todas las dependencias de la Fábrica de su cargo.

2.0 Cumplir y hacer que todos los empleados de la Fábrica cumplan las Leyes, Reglamentos, Instrucciones y Ordenes de carácter general y las disposiciones que especialmente se refieren al servicio del Establecimiento.

3.0 Disponer el orden de los trabajos diarios, cuidando de que se cumplan todas las formalidades prevenidas para la recepción de metales, su custodia, ensayos, entrega de los que sean necesarios para las labores, y que éstas se verifiquen con el orden y regularidad que corresponda.

4. Resolver las dudas ó consultas que los jefes de las distintas dependencias formulen ó las modificaciones que propongan respecto á los servicios que tengan á su cargo.

Cuando se trate de modificaciones esenciales en el orden de los servicios, de competencia entre los funcionarios encargados de los mismos ó de otro asunto de relativa importancia, el director oit en junta á los jefes de las Secciones, cuyas opiniones se consignarán en la correspondiente acta, uniéndose un testimonio de la misma á la resolución que se adopte.

« VorigeDoorgaan »