Pagina-afbeeldingen
PDF
ePub

Y LAS CIUDADES ANSEÁTICAS

19

Es entendido que la disposición que precede se aplica también á las compañías y asociaciones constituídas y autorizadas anteriormente á la firma del presente tratado, como igualmente á las que le fueren ulteriores.

ARTICULO XIX

Las altas Partes contratantes se conceden recíprocamente el derecho de nombrar en los puertos y plazas de comercio de la otra, Cónsules Generales, Cónsules, Vice-Cónsules y Agentes Consulares, reservándose, sin embargo, el no admitirlos en ciertos lugares que ellas juzgaren conveniente designar.

Los Cónsules Generales, Cónsules, Vice-Cónsules y Agentes Consulares, así como sus cancilleres, gozarán con cargo de reciprocidad de los mismos privilegios, poderes y exenciones de que gozan ó gozaren los de las naciones más favorecidas.

En el caso en que ellos ejercieren el comercio, estarán obligados á someterse á las mismas leyes y reglamentos, á los cuales están sometidos en el mismo lugar, por relacion de sus transacciones comerciales, los particulares de su nación.

ARTICULO XX

Los dichos Cónsules Generales, Cónsules, Vice-Cónsules y Agentes Consulares de cada una de las Partes contratantes, recibirán de las autoridades locales toda ayuda y asistencia para la pesquisa, arresto y entrega ó remisión de los marinos y demás individuos que hagan parte de la tripulación de los buques de guerra ó de comercio de su país respectivo y que hubieren desertado en un puerto situado en el territorio de una de las dos altas Partes contratantes.

A este efecto, ellos se dirigirán por escrito á los tribunales, jueces ó funcionarios competentes y justificarán con la exhibición de los registros del buque, roles de las tripulaciones ú otros documentos oficiales, ó bien, si el buque hubiere partido, con la copia ó un extracto de dichas piezas debidamente certi

20

TRATADO ENTRE LA FRANCIA

ficada por ellos, que los hombres que ellos reclaman han hecho realmente parte de la tripulación.

Sobre esta demanda así justificada, la remisión no podrá ser rehusada.

Dichos desertores, cuando hubieren sido arrestados, quedarán á disposición de los Cónsules, Vice-Cónsules y Agentes Consulares, y aún podrán ser detenidos y guardados en las prisiones del país á solicitud y á costa de los Agentes precitados, hasta el momento en que fueren reintegrados á bordo del buque al cual pertenecen, ó hasta que se presente una ocasión de reenviarlos al país de dichos Agentes, ya en un buque de la misma ó de otra nación, ya sea por tierra.

Si esta ocasión no se presentare en el término de tres meses, á partir del día de su arresto, ó si los gastos de su prisión no fuesen regularmente pagados por la parte á cuya solicitud se ha verificado el arresto, dichos desertores serán puestos en libertad, sin que puedan ser nuevamente arrestados por la mis

ma causa.

Sin embargo, si el desertor hubiere cometido además algún delito en tierra, su extradición podrá ser diferida por las autoridades locales hasta que el tribunal competente haya fallado debidamente sobre el último delito, y que la sentencia recaída hubiere recibido su entera ejecución.

Es igualmente entendido que los marinos ó demás individuos que hacen parte de la tripulación, súbditos del país donde la desersión ha tenido lugar, están exceptuados de las estipulaciones del presente artículo.

ARTICULO XXI

Todas las operaciones relativas al salvamento de los buques anseáticos naufragados sobre las costas de Francia, serán dirigidas por los Cónsules y Vice-Cónsules de las Ciudades Anseáticas, y recíprocamente, los Cónsules ó Vice-Cónsules Fran

Y LAS CIUDADES ANSEÁTICAS

21

ceses dirigirán las operaciones relativas al salvamento de los buques de su nación naufragados ó encallados sobre el territorio de las Ciudades Anseáticas.

La intervención de las autoridades locales en los territorios de las altas Partes contratantes, sólo tendrá lugar para mantener el orden, garantir los intereses de los salvadores, si ellos son extraños de las tripulaciones naufragadas, y asegurar la ejecución de las disposiciones que se han de observar para la entrada y la salida de las mercancías salvadas.

En la ausencia y hasta la llegada de los Cónsules, Vice-Cónsules y Agentes Consulares, las autoridades locales deberán, desde luego, tomar todas las medidas necesarias para la protección de los individuos y la conservación de los efectos naufragados.

Es además convenido que las mercancías salvadas no estarán obligadas á ningún derecho de aduana, á menos que ellas sean admitidas para el consumo local.

ARTICULO XXII

Las altas Partes contratantes no podrán conceder ningún privilegio, favor ó inmunidad concerniente al comercio ó á la navegación de otro Estado, que no sea también extensivo al instante á sus nacionales respectivos.

ARTICULO XXIII

Los productos del suelo y de la industria de las Ciudades Anseáticas gozarán para su importación á Francia ó á Algeria, de todas las ventajas y favores concedidos á los productos similares del Zollverein, en virtud del tratado del 2 de Agosto de 1862, y bajo las condiciones fijadas por este mismo tratado.

En el caso en que durante la duración del presente tratado, una ú otra de las Ciudades Anseáticas fuese obligada á aumentar la cifra de los derechos que ella percibe actualmente sobre

22

TRATADO ENTRE LA FRANCIA

los productos franceses, el Gobierno de S. M. el Emperador de los Franceses se reserva la facultad de denunciar el presente tratado á la consideración de esta misma Ciudad Anseática.

ARTICULO XXIV

Durante la vigencia del presente tratado, la propiedad de las marcas de fábrica y de comercio, cualquiera que sea su nombre ó su forma, así como las etiquetas de las mercancías y embalajes de toda especie, pertenecientes á los súbditos y ciudadanos de una ú otra de las altas Partes contratantes, será recíprocamente protegida.

Toda falsificación, imitación ó empleo abusivo de las dichas marcas, etiquetas y embalajes podrá ser perseguida ante los tribunales competentes por las partes agraviadas ó por sus su

cesores.

Para gozar de la protección estipulada por el primer párrafo del presente artículo, los súbditos y ciudadanos de las altas Partes contratantes deberán presentar á los tribunales competentes la prueba de haber hecho el depósito de las marcas, etiquetas y embalajes que les pertenece, á saber: los súbditos Franceses en las Ciudades Anseáticas, al tribunal de comercio. de cada una de ellas; y los ciudadanos de las Ciudades Anseáticas en Francia al jefe del tribunal de comercio ó al Consejo de los Prud'hommes.

En cuanto á los diseños y modelos industriales pertenecientes á los súbditos y ciudadanos de la una y de la otra de las altas Partes contratantes, ellos gozarán reciprocamente de la protección que las leyes respectivas conceden actualmente ó concedieren en lo sucesivo á los diseños y modelos industriales de los nacionales

ARTICULO XXV

El presente tratado quedará en vigor durante doce años á partir de la fecha en que se puso en ejecución. En el caso en

Y LAS CIUDADES ANSEÁTICAS

23

que ni los Senados de las Ciudades libres y Anseáticas, sea colectivamente, sea separadamente, ni S. M. el Emperador de los Franceses hubieren anunciado doce meses antes al fin de dicho período su intención de hacer cesar sus efectos, él quedará obligatorio hasta la expiración de un año á partir del día en que una de las altas Partes contratantes lo hubiere denunciado. Las altas Partes contratantes se reservan la facultad de introducir de común acuerdo, en el presente tratado, las modificaciones que no estuvieren en oposición con su espíritu ó sus principios.

ARTICULO XXVI

El presente tratado recibirá su aplicación, tanto en Francia como en las Ciudades Anseáticas, en el mismo tiempo que el tratado de comercio concluído el 2 de Agosto del 1862 entre la Francia y el Zollverein.

El será ratificado, y las ratificaciones serán canjeadas en París en el lapso de tres meses, ó antes si fuere posible, y simultáneamente con las de la Convención relativa á la propiedad literaria y artística, concluída en fecha de ese día entre las altas Partes contratantes.

En fe de lo cual, los Plenipotenciarios respectivos han firmado el presente tratado por cuadruplicado y le han puesto el sello de sus armas.

Hecho en Hambourg, el 4 de Marzo del año 1865.

MERCK.

Geffken..
DE CLERCQ.

PROTOCOLO.

Al momento de proceder á la firma del tratado de comercio y de navegación, así como de la convención literaria concluídos á partir de la fecha de ese día entre las Ciudades libres y An

« VorigeDoorgaan »